Futbol Americano

Memorable Semana 2 de NFL’07

Segunda fecha regular de la NFL: actuaciones estupendas, pasos hacia la inmortalidad y números muy, muy engañosos. Veamos porque.

Respecto a lo primero, basta señalar el juego entre San Diego y Nueva Inglaterra del domingo por la noche. Los pases de Brady borraron del mapa a los Chargers muy rápido, pues los Pats llegaron casi a la perfección en su primera ofensiva: siete jugadas, 69 yardas, dos minutos con 46 segundos consumidos y anotación de Watson en pase de siete yardas. Luego llegarían las dos anotaciones de Randy Moss gracias a envíos de Brady, lo que terminó enterrando a San Diego. Quedó claro que aún sin espiar, los Pats son un equipo muy bueno, lo que amplia la estupidez de su coach; sencillamente no tenía necesidad de hacer trampa.

Para el recuerdo también el triunfo de los Texans sobre los Panthers en Carolina, con Matt Shaub jugando como si los tres años de experiencia fueran 30 y un estupendo Andre Johnson, quien en 7 recepciones anotó dos veces y acumuló 120 yardas. Es la primera vez que Houston logra abrir una temporada ganando los dos primeros partidos, lo que, además de su marca de franquicia, lo convierte en sorpresa, al lado de San Francisco, Detroit y Green Bay, equipos hasta hoy con 2-0 que creíamos que no podrían mantenerse invictos mucho tiempo.

En cuanto a los pasos a la inmortalidad, esos los dio Brett Favre, al convertirse en el quarterback con más triunfos como titular(149) en la historia de la liga y al acercarse a sólo tres pases de anotación de la marca de por vida de Dan Marino, a quien rebasará pronto. Muchos han cuestionado la persistencia de Favre, creen que el retiro debió darse al menos hace un año, pero hoy debe callar ante el éxito de los Packers y las marcas históricas.

En lo que respecta a los números engañosos, basta ver lo hecho por Carson Palmer de Cincinnati, pues con seis pases de anotación, 401 yardas por pase, 33 completos de 50 envíos, y a pesar de dos intercepciones, no se pierde un juego, pero el quarterback de los Bengalíes lo hizo. De nada sirvieron 531 yardas totales, finalmente Cleveland tuvo 554 y su quarterback, Derek Anderson, logró cinco pases de anotación, suficiente para vencer a Cincinnati. Fue uno de esos juegos que más parecían duelo de equipos de barrio que de NFL.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!