Columna EL FANÁTICO,  DORADOS DE SINALOA,  Futbol Soccer,  Historia,  Medios de Comunicación

Mundial Sudáfrica: Holanda y España Nos Deben Un Favor

/mundial-futbol/archivos/201007/villa-665xXx80-2.jpg

Quedan dos juegos para que termine. El del sábado no tiene la mayor importancia, tanto Alemania como Uruguay jugarán sin la motivación de ser campeones. El del domingo es el que hará pasar a la historia a Holanda o España.

Ha sido un torneo frío y sin espectáculo. Salvo dos o tres juegos, y algunos minutos de otros tantos, de la primera fase; uno o dos mas de los octavos de final; un par a lo sumo de la etapa de cuartos de final; y algunos minutos de las semifinales, el resto de los partidos es olvidable.

No hay una estrella que pueda poner su nombre como referente de este Mundial. No hay un Cruyff como en 1974; no habrá un Maradona como en 1986; ni un Kempes como en 1978; tampoco un Bobby Charlton como en 1966; y menos un Pelé como en 1970. Si alguna estrella perdura será más por la necedad de los medios de tenerla que por mérito real.

Las razones son claras: el futbol se volvió defensivo por el miedo a perder. Los resultados tangibles en números mataron al espectáculo, asesinaron al gol como esencia del juego y la emoción dio paso a la especulación. El mundo material se comió el alma de este deporte.

http://www.elpatagonico.net/upload/imgart/40307.jpg

Los que más trabajaron con la subjetividad se fueron con la cara agachada, dejando claro que con las ganas y la ilusión no basta. Los que pelearán por el título dejaron hace rato el nacionalismo exacerbado como motivación única y apostaron hace décadas por el trabajo formal, metódico, constante, disciplinado y, sobre todo, con visión de futuro y con el pasado como aprendizaje y no como lastre o retórica barata.

España y Holanda apuestan en la organización de su futbol por las fuerzas básicas. Exportan a ligas de otras latitudes y, aún cuando contratan estrellas de todos lados del mundo, sus canteras siguen siendo su soporte real. Y en consecuencia ese trabajo se nota en sus selecciones.

Sus jugadores son estrellas pero antes que eso son profesionales probados. Su prioridad es su trabajo. No pierden el tiempo buscando aparecer en la portada de las revistas del corazón con la modelo de moda o la cantante en boga al lado. No se preocupan mucho por ser parte de la lista de los más chulos del mundo o el elote más bello del ejido.

En un par de días Sudáfrica será historia. Espero que sea con final feliz: con un partido que redima al futbol, que reivindique a este deporte con los miles de millones que esperaron el evento y se han desilusionado. Espero que regrese por 90 minutos, y con suerte unos 30 más, el juego que ha apasionado a buena parte de la humanidad desde hace más de un siglo. Ese futbol que ha sido muchas veces el único momento sin dolor de millones de desafortunados en el mundo. España y Holanda pueden regresarle a muchos la felicidad perdida aunque sea por un par de horas. Ojala nos concedan ese favor.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!