Basquetbol,  Columna EL FANÁTICO

NBA: O.J. Mayo, Otra Vez Problemas

El equipo de los Grizzlies tiene una maldición: en Vancouver, su sede original, terminaron jugando ante público tan escaso que regalaban diario miles de boletos. Ahora en Memphis desde hace años, por fin consiguen un jugador-franquicia, O.J. Mayo, pero estará castigado por diez juegos por uso de esteroides, duelos que determinarán si los Grizzlies van o no a postemporada. Mayo es un tramposos desde que jugaba en la NCAA, pues a su partida al nivel de paga se supo que recibió dinero siendo estudiante becado.

Como anécdota, O.J. Mayo estuvo en Culiacán en agosto del 2007 cuando los Troyans del Sur de California (USC) vinieron a jugar un amistoso ante los Caballeros de Culiacán, que participaban entonces en la Liga Nacional de Basquetbol Profesional (LNBP). Con USC venía como coach principal Tim Floyd, que fue el coach que tomó el lugar de Phil Jackson en Chicago al terminar ahí la era de Jordan.

De esa visita hay una crónica en la página de internet de ESPN, donde se enfatiza más el que en el vestidor encontraron una tarántula, que el chofer del camión que los trasladó desde y hacia Mazatlán se detuvo en medio de la carretera, bajó y dejó la puerta abierta, y que las pizzas que les entregó una franquicia americana a su salida del Polideportivo de la UAS estaban pésimas y caras. Ya imagina de cuáles son.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!