Columna EL FANÁTICO,  Futbol Americano

NFL: Alex Smith, Jim Harbaugh, Tom Brady

Drew Brees no tuvo su mejor día sin duda, pero Alex Smith compensó con creces el mal día del quarterback de los Saints, para beneficio de San Francisco. Smith era un quarterback promedio con pocos destellos en verdad, pero a la llegada de Jim Harbaugh al puesto de entrenador en jefe de los 49ers, su panorama cambió, tuvo a su disposición la experiencia de quien fue un destacado quarterback en la NFL. Smith no tiene las estadísticas que acostumbra Brees, pero ayer hizo lo que se espera de un quarterback, ganar en momentos de presión, llevar al equipo a la victoria cuando todo indica que es imposible.

Harbaugh merece igual un aplauso, en apenas un año puso a un equipo de 6-10 en la final de la Conferencia Nacional, la antesala del Super Tazón. Justo es aclarar que no es la primera vez, en la Universidad de Stanford hizo algo parecido. Llegó ahi hace tres años, cuando esa escuela había dejado de ser de la élite del futbol americano de la NCAA, y en solo dos temporadas los hizo contendientes en serio, tanto que en la temporada que recientemente terminó, Stanford estuvo cerca del campeonato. La inercia que generó Harbaugh alcanzó para eso aún en su ausencia. Este coach levantará el Trofeo Lombardi en más de una ocasión. Apúntelo.

Y la jornada de ayer la completó Tom Brady de la mejor manera posible (y tal como es su costumbre): rompiendo marcas, implantando nuevos retos para el futuro y dando cátedra de lo que es jugar excelentemente su posición. Obvio que no tenía enfrente una defensiva que le metiera presión, enfrente solo estaba el furor generado por un quarterback que ha hecho milagros en esta temporada, pero que no siempre puede hacerlos. Si Belichick se lo hubiera propuesto, habría mandado a Brady a destrozar humillantemente a Denver, pero aún sabe como ganar bien otorgando dignidad al rival.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!