Columna EL FANÁTICO,  Futbol Americano

NFL: Jornada Histórica, Buen Presagio

Buen Presagio. Quizá no lo vea así si su equipo favorito perdió, pero la semana 10 de la NFL fue una de las mejores de la historia en cierto aspecto.

La décima jornada, en la que hubo sólo 14 partidos, tuvo 13 quarterbacks con 300 o más yardas por pase. Nunca se había dado jornada con mas de 10. Pero hubo mucho más.

El promedio de yardas totales por partido fue de 774.6, cifra lejana a la marca anterior de 739.9 que se dio en la semana 11 de 1987. Y como cereza del pastel, se promediaron 73.7 pases lanzados por juego, de los que se completaron un promedio de 46.3, nuevas marcas, que dieron lugar a otro nuevo record: 552.3 yardas aéreas promedio por encuentro, muy por arriba de las 511.6 que se promediaron en la segunda jornada de 1989.

Si consideramos lo anterior, fue una semana histórica, rica en números y calidad en juego aéreo, que debe mucho a lo hecho por Michael Vick para Filadelfia el lunes, de lo que hay que olvidar que pronostiqué un juego apretado que Redskins ganaría; comprenderá que si fuera adivino, sería millonario y no tendría que pasar vergüenzas con mis predicciones.

Si la inercia sigue, tendremos una undécima jornada excitante, en la que los juegos más interesantes son Oakland en Pittsburgh, Atlanta en Saint Louis, Indianapolis en Nueva Inglaterra y el duelo de la noche de domingo entre Gigantes y Filadelfia.

El primero será un duelo de líderes divisionales que rememora duelos épicos de los años 70, cuando la Cortina de Acero, del coach Chuck Noll, se enfrentaba a los Malosos, de John Madden. En un juego de playoff de la AFC de 1972 entre ellos se dio el famoso pase conocido como “La Inmaculada Recepción”, en la que Franco Harris atrapó en la yarda 40 de su equipo un pase a diez centímetros del suelo y con 22 segundos de juego, luego de que Terry Bradshaw le había pegado en la espalda a un defensivo de los Raiders, para llevar el balón hasta la zona de anotación cuando el reloj marcaba ceros. Una jugada que me llama a las lágrimas cuando la recuerdo por lo emocionante; aún me eriza la piel cuando la veo.

El segundo juego citado es entre un equipo que el jueves antepasado logró un triunfo estupendo viniendo de atrás ante la gran defensiva de Baltimore y otro que lleva cuatro triunfos, cuando se esperaba que no ganaran ni uno. Creo que los Rams sorprenderán a Atlanta.

Y el tercero es un clásico, qué más se puede pedir para el domingo a la hora de comer, Peyton Manning contra Tom Brady, quizá con nevada. Si se lo pierde, allá usted.

El cierre del domingo nos puede dar otro excelente duelo de quarterbacks: el “otro Manning, Eli, contra Michael Vick, que ha resurgido de sus cenizas para darnos una lección de vida.

Histórico. Peyton Manning solo logró 185 yardas aéreas ante Cincinnati, pero la defensiva de los Colts forzó y recuperó cinco perdidas de balón, lo que les dio el triunfo. Pero hizo historia al completar tres pases, para 34 yardas totales, con Reggie Wayne, quien rebasó las 10 mil yardas por recepción, todas logradas con pases de Manning. Este último se convierte en el único quarterback en la historia de la liga que logra pasar para más de 10 mil yardas con dos receptores diferentes; el otro es Marvin Harrison, que cerró su carrera con acusaciones criminales.

Para la anécdota: Cuando Peyton Manning llegó a la Universidad de Tennessee iba a ser el tercer quarterback pero logró ser titular y le hizo un favor al beisbol. El que perdió la titularidad fue Todd Helton, hoy gran estrella de los Rockies.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!