Uncategorized

Ni Espectáculo, Ni Entrega, Ni Boxeo

Texto enviado por Iván Elenes López

Por fin llego el momento que un mexicano se colgara un cinturón en el boxeo: en esta ocasión le toco a Antonio Margarito.

Por de más evidente lo que pasaría el sábado 12 de abril por la noche, el mexicano era mucho más que el puertorriqueño Kermit Cintrón, ex campeón del mundo de la FIB peso welter. Con una muy buena marca de 29 ganadas y 1 perdida, el caribeño en el papel parecía que podría sostener su titulo, pero existe un gran problema: que la única derrota fue adjudicada gracias al tijuanense hace 3 años, quien en aquella ocasión fue mucho más que el rival y lo mando a la lona en el quinto round para no seguir en la contienda. ´

Pero en este momento las ganas de Margarito, la forma y el estilo superior para buscar ese título, fueron mayores que las de Cintrón, quien para mi gusto solo en el primer round fue mejor. En los round restantes era penoso como un campeón del mundo se agachaba demasiado en un sin fin de ocasiones, al puro estilo de torta como se le conoce.

Intento con los cabezazos, tuvo resultado por que le pudo abrir una parte de la ceja al mexicano, pero este sabía que si quería ganar solo podía hacerlo noqueándolo, lo supo llevar poco a poco en la pelea, teniendo una muy buena combinación de golpes, dando sus oper cuts que daban muestra de lo doloroso que era para el contrario y, por ultimo, un gancho al hígado que dejo sin aire al caribeño en el sexto round. Fue lo que al fin le otorgo su tan ansiado título, que ya por su edad y por lo que venía haciendo, tenía mucho merito y si no era ahora quién sabe cuándo seria.

En la pelea “estelar”, si hasi se le pudo llamar, se enfrentaron Miguel Cotto en la defensa de su titulo mundial peso welter de la AMB contra el retador mexicano Alfonso Gómez, quien traía su merito de haberle ganado a Gatti por nocaut, pero no sería suficiente para ganarle a un boxeador como el puertorriqueño, quien está en su punto en este momento.

Atlantic City fue testigo de la forma como un niño indefenso fue echado al coliseo contra una bestia. El primer round, solo en el primer round, vimos como el primer jab que le da Cotto a Gómez se mostraba el temor hacia su contrario, el pavor que este al estar en el ring, no se imaginaba como fue que se metió en eso contra un hombre experimentado, eso no fue todo la soberbia que el mexicano mostró al terminar el primer round, al tirarle una mirada de pocos amigos al caribeño, en vez de toparse con el guante como aquel intentó hacerlo.

La pelea se daba sin dificultades para Cotto, quien mostró técnica, no se le dificultaba el estilo de Gómez, daba golpes bien dados, mientras que el rival daba pena ver como no alcanzaba a concretar un buen golpe.

De uno que daba Alfonso, Miguel ya le había dado diez, este se daba el lujo de bajar la guardia, de darle largas a la pelea, mandó en par de ocasiones a la lona al mexicano quien rápidamente se paraba y seguía el round, pero ya en el quinto round, con un recto de izquierda provoco que el de Jalisco no pudiera mas porque le limitó ver con el ojo derecho y se dio como finalizado un encuentro que de lo único que sirvió fue para sumarle victorias al record de Cotto.

Y por parte de Gómez para aprender que necesita seguir trabajando, que no está listo para enfrentarse a un rival como estos, por una parte no todo fue malo para el mexicano, ya que se le reconoció la forma como aguanto y aguanto la contienda, que muchos en su lugar se hubieran retirado de la batalla en su primera caída a la lona.

En resumen estas peleas fueron más del montón, no hubo espectáculo, no hubo nivel de los rivales, los pronósticos eran evidentes, pero bueno, gracias a esto podremos ver un encuentro entre Miguel Cotto y Antonio Margarito que sin duda será una carnicería total.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!