Uncategorized

Ordiales, el Incomprendido

La imagen “http://www.playerhistory.com/graphics/clublogo/Mexico/Tecolotes_de_U.A.G.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.Texto enviado por José Luis Pérez

Tras once años de ser un jugador constante en la Primera División, Jaime Ordiales dejó los aromas del mole poblano y los dulces hechos de camote para llegar a una tierra inhóspita y demasiado voluble: Zapopan. Había sido contratado por los Tecos, que trataban de renovar sus ilusiones con la contratación de Víctor Manuel Vucetich, que apenas hacía dos años se había coronado con León.

Esa fue una temporada de ensueño para los jugadores de la UAG. Solamente perdieron 4 de los 38 juegos que disputaron en la fase regular, siendo Ordiales parte fundamental con un gol y 35 juegos disputados. En la liguilla, dieron cuenta del Morelia, América y Santos Laguna, venciendo en la final a éste último 2-1, con Ordiales como titular. Un torneo igual de exitoso para Jaime se daría en 1994, donde disputaría 39 encuentros, marcaría dos goles y pondría un pase para otro, aunque Tecos sería eliminado en cuartos de final ante Necaxa, que terminaría siendo el campeón.

Dos años fueron suficientes para que Tecos se diera cuenta de la calidad de Jaime Ordiales, pues en 1995 sería vendido al León. Doce años después, el mismo destino lo colocó en Zapopan para llegar a la banca de los emplumados, aunque como asistente del experimentado poeta del balompié, César Luis Menotti. Una semana antes de la llegada del argentino, Jaime tuvo la oportunidad de dirigir su primer partido en el máximo circuito, siendo vapuleado por América 4-1.

Tras la salida de Menotti, Ordiales se convirtió en el entrenador de la UAG, pero los magros resultados lo dejaron ya sin trabajo: 9 juegos, dos victorias, dos empates y cinco derrotas. Pero, ¿realmente Ordiales es el culpable del declive universitario?.

Para empezar, los delanteros han estado en muy bajo nivel. Entre ocho atacantes naturales apenas acumulan cuatro goles (2 de Márquez y 1 de Chamagol), además de una defensiva demasiado violenta y frágil (15 goles en contra, 11 amonestaciones y dos expulsiones). Del medio campo ni hablamos, puesto que, a excepción de Hugo Droguett, ningún otro jugador ha rendido al cien.

Por supuesto, el hilo se rompió por la parte más delgada. Ordiales, un histórico de Tecos, ahora fue el villano para la directiva, a pesar de que fueron los jugadores quienes nunca le respondieron.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!