Uncategorized

Otro Doble de Futbol

Textos enviados por José Luis Pérez 

dorados-logo.jpgRivales de cuidado

Dorados tendrá una complicada liguilla, pues los otros siete equipos que buscan el medio boleto a la Primera División llevan gente de vasta experiencia en el balompié de nuestro país.

Dorados de Sinaloa va viento en popa para buscar el primer boleto rumbo al ascenso a la Primera División. El camino no será sencillo, pues siete equipos más persiguen el sueño de un campeonato en la rama de ascenso.

León es el rival más fuerte. Con el mejor goleador del torneo, Mauricio Romero, y gente de experiencia como Andrés Ugalde, Marco Parra, Juan Manuel García Zavala, Jorge Almirón y Sergio Bueno en el timón, los Esmeraldas se ven como el equipo a vencer en la liguilla. Los Panzas Verdes tienen ya cinco años sin saber de la Primera División.

Correcaminos, otro de los tradicionales, llegó segundo en la general. Joaquín del Olmo ha concentrado buenos elementos como Rogelio Rodríguez, Rodrigo Barragán, Armando Tavira, Jorge Durán y Ángel “El Rambo” Sosa, entre otros.

Lobos BUAP quiere darle a la ciudad de Puebla un nuevo equipo en el Máximo Circuito. El alguna vez campeón de goleo Jesús Olalde, acompañado de Edson Zwaricz, Jorge Orozco y Jorge “Mortero” Aravena desde la banca, conducen a la escuadra universitaria, que espera salir airoso de estos cuartos de final.

Indios de Ciudad Juárez quiere volver a los primeros planos. Edwin Santibañez, Juan Augusto Ran-gel, Tomás Campos y Juan Carlos Franco, bajo las órdenes de Sergio Orduña, lucharán porque esa plaza vuelva a la elite de nuestro balompié, tras casi 15 años de sequía.

Académicos tiene un equipo joven, pero con experiencia. Mario Gallegos, Ulises Mendívil, Gerardo Flores y Ricardo Jiménez hacen de la escuadra dirigida por Jorge Castañeda un rival peligroso en las aspiraciones de los Dorados.

Mexiquense se metió a la liguilla en la última jornada, con una plantilla plagada de buenos elementos. Erick Espinosa, Édgar Hernández, Iván Castillejos y Octavio Mira, que ya saben lo que es ser campeón con el Toluca, tienen la difícil misión de mandar a los escarlatas a una final más dentro de la Primera División “A”, con Marco Antonio Trejo en el timón.

Tijuana, con estadio nuevo, quiere dar la sorpresa. No en vano lleva entre sus filas a Óscar Dautt, Raúl Enríquez, Valtencir Gómez, Diego Olsina y Ramiro Briceño, todos ellos dirigidos por quien fuera un excelente jugador en los setentas, Víctor Rangel.

Así, Dorados tendrá que sortear a siete complicados rivales que también buscan probar las mieles del medio boleto.

aptyp1.jpgTradiciones sureñas

La irregularidad del futbol sudamericano se debe, sin duda, a que los equipos sólo han brillado históricamente gracias a las “camadas” de jugadores que han aparecido por pequeños instantes.

No cabe duda que el futbol sudamericano, a excepción de los argentinos y brasileños, solamente es de “camadas”. Esto se ha podido ver en las últimas eliminatorias rumbo a las Copas del Mundo.

A Colombia le alcanzó para tres mundiales aquella generación de Valderrama, Huiguita, Rincón, Asprilla y compañía. Aunque realmente sólo pudieron brillar en el Mundial de Italia 1990, los cafeteros no han podido revivir esas viejas glorias, quedando rezagados en las clasificaciones pasadas.

Bolivia vivió esa misma situación en 1994. Su mejor equipo en la historia hizo la chica y logró instalarse en Estados Unidos 1994, con jugadores de la talla del “Diablo” Marco Echeverry, Erwin “Platini” Sán-chez, Carlos Trucco y demás, con Xabier Azkargorta en el timón. De ahí en fuera, los bolivianos nunca pudieron hacer algo en grande más que ganar el subcampeonato de la Copa América de 1997 en su cancha, apoyados por los malos arbitrajes y sucumbiendo en la final con Brasil.

Chile vivió la misma realidad. Marcelo Salas e Iván Zamorano llegaron en su momento para conducir a la Selección Chilena a Francia 1998, la única alegría andina en casi 25 años. Pero se acabaron los Estay, los Tapia, los Margas y se hicieron polvo las fortalezas de los rojos.

Uruguay también sabe de esos pesares. Forlán, Recoba, Abreu y demás charrúas pudieron calificar apenas en un repechaje a los celestes en Corea-Japón 2002, instancia en la que también serían eliminados en las eliminatorias del 2006 en manos de la Selección de Australia.

Pareciera que esa misma situación ocurre en estos momentos en Venezuela y Paraguay. La vinotinto tiene en sus filas gente que ha llegado a su madurez futbolística como Giancarlo Maldonado y Juan Arango, buscando por primera vez llegar a disputar un Mundial. Los paraguayos han encontrado una nuevo grupo de exitosos jugadores que han suplido con creces a los Chilavert y Cardozo de finales de los noventa.

Pos desgracia, Ecuador parece ser parte de ese nefasto grupo de los equipos que sólo son parte de la llamadas “camadas”. Sus goleadas en el inicio de las eliminatorias y sus malos resultados en la pasada Copa América aterrizan a una escuadra que extrañará a un sin fin de futbolistas que cerraron el libro de las participaciones con su Selección.

Poco podemos hablar ya de lo ocurrido en Perú, que aún no se recupera de su última buena generación hace casi tres décadas.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!