Beisbol,  EDUARDO ALMADA,  Historia

PASANDO LA BOLA. Por: EDUARDO ALMADA

http://michaelfruchter.com/blog/wp-content/uploads/2008/09/baseball-field.jpg

JULIO 25, 2009

TERRENO DISPAREJO

COSAS Y CASOS

RESPETO Y RESPONSABILIDAD

Delicias, Chi. De las incongruencias en nuestro país es notar que entidades como Chihuahua, gozan de estadios ex-profesos para béisbol que son la envidia del resto. No obstante, ni siquiera una franquicia, propia y profesional juega en ellos, mientras que a otros estados, con pésimas instalaciones “prestan” franquicias porque sus gobiernos brindan fuertes y costosos subsidios. Dicho de otra forma, no importa la calidad, ni la afición, ni jugadores, ni muchas otras cosas sino el beneficio para el directivo.

De reflexionar, es obvia razón del retraso en el béisbol mexicano. Es que cría zánganos. En el recorrido que estamos por terminar, visítamos Monclova, Monterrey, Saltillo, Torreón y Chihuahua, como plazas oficiales. De ellas, solo en la última sobrevive el sistema del doble dueño, cuestión que es muy aparte de lo que queremos analizar. En las 4 primeras fue notorio ver el gran trabajo, dedicación, esfuerzo, planeación y resultados, a pesar de que los Sultanes están eliminados, puesto que las otras libran una lucha sin cuartel por 2 pases a los playoffs. En Chihuahua, con ventajas de sobra y una afición que responde en especial al béisbol, no necesariamente promociones, ofertas, seducciones, etc., por angas o mangas destaca la falta de proyección. Y conste, es un mar de oportunidades. Dicho de otra forma, si la presidencia y/o directivos del circuito no se han percatado, podrían estar “matando” una gallina de huevos dorados. ¿Pasó algo similar en Tijuana? Y pensar que 5 franquicias existentes están tirando la toalla en otros lares.

http://blog.joshuaberman.net/wp-content/uploads/2008/02/baseball.jpg

Al margen, por años leímos y escuchamos sobre fallos y fallas de anotadores oficiales de la LMB. Ver por T.V. y tratar de evaluar es injusto, pues queda sujeto a tomas que confunden y explicaciones que desvían. Sin embargo, en persona es impresionante. En 5 juegos dieron no menos de 8 decisiones, totalmente erroneas desde nuestro punto de vista, sin ser un erudito definitivamente. Es mas, expresamos nuestra opinión que pudiera, ciertamente, estar equivocada. Pero, ¿sería posible que uno o lo otro desaliente a la afición, no digamos jugadores? Por supuesto, ya que tan solo el aficionado que lo reconoce sabe que pagó por entrar a ver tales fallas, a veces cruciales, por quien recibe un sueldo o sea que aquel, quizá, de voluntario haría mejor labor. Créanos, decepciona y por otro lado, desilusiona provocando amarguras. ¿No lo cree?

http://www.seaternal.com/baseball/Images/baseball%20fight.jpg

Sin dar nombres ni sitios, va un ejemplo. Con corredores en 3ra. y 2da., el pitcher lanza un wildpitch o tiro descontrolado, que pasa al catcher. Anota una carrera y el corredor de 2da., luego de frenar en la antesala, emprende de nuevo su marcha cuando ve que el receptor hace un mal tiro golpeando a quien originalmente estaba en la 3ra., y al final anotan ambos. El reporte oficial no presenta error ni carrera sucia, siendo OBVIO, al menos una pifia y una sucia. Conste, el freno momentaneo nada tiene que ver; pero remacha el punto. Recordemos, ahorita Pancho Campos (2.40), Enrique Quintanilla (2.42) y Juan P. Oramas (2.46) pelean en forma “estupenda” el título de efectividad. A cualquiera puede costarle ese cetro, por ignorancia o prestancia.

http://media.10best.com/Images/Photos/7108/baseball_5_300x300.jpg

Rolas que pican 2 y hasta 3 veces, pasando al grado de casi golpear al infielder son registrados como hits. Batazos a los jardines, también de 2 o 3 botes donde fue necesario que el patrullero diera 2 o 3 pasos normales, se registran como imparables. Tiros desviados del bosque que permiten avances, no son considerados aún cuando son claves para postreras anotaciones. Tal vez se deba a que son anotadores novatos, unos de ellos. Quizá nunca los han preparado o recibido instrucciones. De hecho, hay muchas escusas que pueden dar; pero un detalle prevalece en el nicho: gigantesca falta de respeto no solo al béisbol sino al profesionalismo, que tanto cacarean. ¿Hay responsables? Edgar Quintero y Dionys César libran una batalla campal por la corona de bateo, donde la diferencia podría ser de apreciación -errada-, en lugar de regla. No debe de suceder… MUCHAS GRACIAS
edalmada@pasandolabola.com

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!