Futbol Americano,  Historia,  Números y Estadísticas,  QUARTERBACK

Quarterback: Los “Otros” Juegos de la Semana Wild Card; Un Flashback Con Brian Sipe

  • Los “Otros “Juegos de Playoff
  • Kaepernick Vuelve a Correr
  • Un Flashback Con Brian Sipe

LOS OTROS. En muchos otros espacios hemos hablado del juego del sábado entre Kansas City e Indianapolis, pero es injusto dejar de lado el que ese mismo dìa jugaron Philadelphia y los Saints, que terminò con triunfo de estos últimos con tiempo agotado gracias a un gol de campo de Shayne Graham, que además conectò otras tres patadas de tres puntos cada una. Igual los encuentros del domingo. Por lo pronto, este resultado a favor de Nueva Orleans por dos puntos y el juego Chiefs-Colts, nos dieron el único dìa en la historia de la postemporada con dos duelos decididos por dos o menos unidades.

En el partido en casa de los Eagles, se dio una situación rara con Drew Brees, quarterback de los Saints. Logró completar 20 de 30 intentos de pase para 250 yardas, un pase de anotaciòn y dos intercepciones. Nùmeros nada especiales para un pasador fabuloso como èl, pero lo raro y especial fue que ganó el juego y conectò envíos con nueve receptores diferentes, ninguno de los cuales acumulò 50 o màs yardas, lo que solo ha ocurrido dos veces en sus ocho años con Nueva Orleans en temporada regular y una ocasiòn en postemporada.

En rol regular logro vencer a los Giants y a los Jets, en 2006 y 2009 respectivamente, sin tener un receptor de 50 o màs yardas, mientras que en playoff lo hizo en 2009, cuando los Saints vencieron en la final de la Conferencia Americana a los Minnesota Vikings. Situaciòn muy común en muchos quarterbacks, pero como vemos, poco común en Brees, uno de los mejores brazos de la historia de la NFL.

Por otra parte, los Chargers vencieron a domicilio a los Bengals y consiguieron su primera victoria en playoffs fuera de casas desde 2007, cuando derrotaron a los Colts en su propio feudo en la ronda de playoffs divisionales de aquel año. Y de paso, San Diego hizo que Marvin Lewis, entrenador principal de Cincinnati, pusiera su marca en postemporada en 0-5 y, sinceramente, con muchas posibilidades de crecer en ese sentido negativo.

La historia no favorecía en un sentido a Cincinnati, que en una docena de juegos en postemporada ante los Chargers, ha estado abajo en el marcador en todos ellos, algunas veces perdiendo y en otras logrando remontar para ganar, como en aquel memorable partido de campeonato de la AFC en 1981, cuando todos querìamos ver a Dan Fouts y sus staff de receptores estrellas ganar para ir al Super Tazòn, pero se quedaron cortos. De haberse dado, habriamos visto en el juego del año a Montana frente a Fouts, pero el legendario equipo de Don “Air” Coryell no pudo ir tan lejos.

La clave del triunfo de San Diego fue sin duda los cuatro balones que robò a Indianapolis, tres de ellos en un lapso de 10 minutos y 13 segundos en la segunda parte del juego, en tres ofensivas consecutivas de los Bengals, lo que pasò por primera vez en 27 duelos de postemporada en la historia de los Chargers y que tradujeron en puntos para meterse al playoff divisional cuando muchos ya los veìamos de vacaciones desde el final del rol regular.

Pasando al juego entre San Francisco y Green Bay, donde se supone que el clima sería factor en contra del primero pero no resultò tanto, cabe señalar de entrada que Colin Kaepernick, además de sus 277 yardas por pase, encabezò a los 49ers en yardas por acarreo con 98. Hay que recordar que correr el balòn es una de las caracterìsticas  con las que este jugador maravillò a muchos el año pasado, en el que implantò marca de yardas terrestres para un quarterback en juego de postemporada con 181 ante los Packers.

Las 279 yardas que acumula Kaepernick por tierra ante Green Bay en dos juegos de playoffs son la mejor marca por mucho para cualquiera de su posición contra un equipo especifico en ese número de partidos. Lo màs cercano son las 161 yardas del legendario Otto Graham, de los Cleveland Browns, logradas ante el equipo de Los Àngeles Rams en los juegos de campeonato de la NFL de 1950, 1951 y 1955.

Finalmente, vale apuntar que Phil Dawson, el pateador de los 49ers que conectò el gol de campo ganador de 33 yardas, es el tercero en la historia de los juegos de playoffs en el Lambeau Field que logra tres de campo sin fallar uno solo en un mismo partido. Los otros dos fueron Paul Hornung ante los Giants en 1961 y Don Chandler en 1965, ambos con actuación de 3-3.

FLASHBACK. Hoy inauguramos esta sección con el recuerdo de un quarterback que muchos no conocieron y muchos que si vieron, quizá han olvidado. Se trata de Brian Sipe, a quien muchos quisieran haber visto, porque tenía los tamaños para estar ahí y ganar, pero un error mental los segundos finales en la final de la AFC en 1980 ante los Raiders lo impidió.

Fue el corazón de la ofensiva de Cleveland de 1974 a 1983, implantado marca de yardas por pase y envíos de anotaciòn para esa franquicia en ese lapso con 24 mil 713 y 154, respectivamente. Desde la campaña de 1976 hizo ganadores a los Browns y en 1980 los llevò al título de su división, aunque en el paso decisivo fallò y se quedó corto en la idea de llevar a su equipo al juego grande de la NFL.

Lanzò para màs de 3 mil yardas en las temporadas de 1979, 1980, 1981 y 1983. En la temporada de 1980 implantò marca de yardas por pase en la liga con 4 mil 132, aunque efìmeramente porque un poco después el record fue rebasado por Dan Fouts. Ese año también lanzò 30 pases de anotaciòn, aunque con 14 intercepciones en total. Brian Sipe, un grande de la NFL que vale la pena recordar. Hasta la próxima semana. Gracias.

Para ver ediciones anteriores de esta columna haga click aquí por favor. Gracias.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!