Futbol Americano,  Historia,  Números y Estadísticas,  QUARTERBACK

Quarterback: Peyton Manning o Tony Romo, Londres Tendrà Tres Juegos en 2014

  • Tener a Romo o a P.Manning
  • Tres Juegos Màs Para Londres

DIFERENCIAS. Tony Romo, con la intercepción del domingo en el último cuarto ante Denver, acumula de por vida en la NFL ya 23 pases interceptados en el último cuarto, y los Vaqueros ha terminado perdiendo en las últimas ocho ocasiones en las que ha ocurrido, seis de ellas por siete puntos o menos.

Peyton Manning cortò su racha de intentos de pase sin intercepción en 227, apenas tres menos que la marca de 230 del polémico Jake Plummer con Arizona; además, llegó a 20 pases de anotación en los primeros cinco juegos de la temporada, dos màs arriba de la marca impuesta por Dante Culpepper con Minnesota.

Las 506 yardas por pase del domingo para Romo es la mayor cifra en la historia para un quarterback de Dallas en un juego, seguida por 460 obtenidas por Don Meredith en partido de 1963; los seis juegos de los Vaqueros en los que su quarterback ha obtenido 400 yardas por aire o màs, han terminado todos en derrota para ellos.

El mayor de los Manning logró el domingo su dècimo juego en su carrera en la NFL con al menos 400 yardas por pase, empatando en el segundo lugar de todos los tiempos con Drew Brees, a tres de la marca de Dan Marino; y para eso completò el 78.6 por ciento de sus pases ante Dallas, para rating de 93.7.

Romo es el quinto en la historia en lograr al menos 500 yardas por pase y cinco envíos de anotaciòn en un juego, pero el segundo que igual pierde; Manning ha completado 19 de 22 pases en zona roja (dentro de yarda 20 del rival) esta campaña, dos de sus incompletos fueron en la semana inaugural; sin duda la diferencia entre tener a Romo o Manning marca destino.

TRES MÀS. La NFL anunciò que en 2014 serán tres los juegos en Londres en el estadio de Wembley: Atlanta, Jacksonville y Oakland recibirán como locales un juego cada uno, con rivales aùn por designar, como respuesta al respaldo del público a juegos recientes en ese lugar.

Se preguntaràn por què no uno al menos en Mèxico, con tanta afición que existe en nuestro suelo, y la respuesta es sencilla: el costo es alto y los boletos y patrocinios no se vende a precios que aseguren recuperación de la inversión, menos utilidades; diferencias en las monedas nacionales que marcan destino.

Para ver ediciones anteriores de esta columna haga click aquì por favor. Gracias.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!