Futbol Soccer

Selección Mexicana de Payasos

http://www.rocofiesta.com/payasos1.jpg

(La Selección Mexicana de Futbol en su Realidad)

Primer Acto. Nery Castillo encolerizado reclama a parte de la prensa deportiva del Distrito Federal que se haya especulado sobre su estado a su llegada a la concentración de la selección. En el momento más álgido de su patética representación, reta a un periodista a golpes, y acto seguido, se aleja riéndose del lugar, seguro de que nada le pasará al lado de directivos de la Femexfut y miembros del equipo mexicano. Mientras, el mediocre numerito lo cierra Pavel Pardo, quien nunca niega lo dicho por la vedette uruguaya (o griega o mexicana, según convenga a su bolsillo o al de su padre), lo justifica de alguna manera y quizá se queda con las ganas de decirle a la prensa que él piensa lo mismo.

http://www.ligafutbol.com/blog/wp-content/uploads/2008/08/nery_castillo.jpg

(Vedette Uru-Griega-Mexicana)

Segundo Acto. El equipo mexicano celebra sus goles de una manera que daría pena a cualquier grupo de borrachos. Sabedores de que el escenario estaba lleno de incondicionales que en mayoría sufren de patriotismo enfermizo y barato, además de haber sido comprados muchos de ellos con boleto gratis, hacen una especie de fila de elefantitos de verdadera pena ajena. De forma simultanea, el coro de los mal llamados cronistas deportivos de Televisa y TV Azteca, realizan, hay que reconocerlo, de forma perfecta su papel en la obra: se comportan como porristas ( muchas veces han sido porros) enamoradas y sacan de lo profundo de su alma sus gritos y emocionados jalones de pelo.

http://1.bp.blogspot.com/_wSS3lH5IY3Y/RZkM9lxn_zI/AAAAAAAAAB4/WE5P2dfOEqo/s400/payasos.jpg

(Rumbo a Honduras para “Salvar a la Patria”)

Tercer Acto. Otra vez el delicadísimo Nery Castillo aparece lloriqueando y dando clases de lo que cree que debe ser el periodismo. Le toca el honor a John Sutcliffe, de ESPN, que tiene que oír a la vedette multinacional reclamar el por qué los medios no apoyan a la selección, según él como debe de ser. Luego, el miembro de la banca del equipo mexicano presume sus dotes de adivinador al pronosticar que después de que México derrotó a Costa Rica, la prensa se desbarataría en elogios. Como colofón a la actuación del divo griego (por mero complejo latinoamericano; ser uruguayo o mexicano, o ambas cosas, no le basta), el padre, que salió de la miseria económica del fútbol (ese sí es “fútbol”) uruguayo en los años 70, gracias a la inagotable nobleza y poca visión del futbol mexicano (sin acento en la u), amenaza con llevarse al niño berrinchudo si no encaja.

broken-television

Crítica. Jugadores y directivos del futbol mexicano están confundidos, el papel de la prensa no es el de ser porristas, ni tampoco porros, sino el de informar y opinar. La confusión surge porque Televisa y TV Azteca han hecho creer a millones en este país que el periodista deportivo es el que se comporta como aficionado villamelón, que cree, entre muchas otras tonterías, que llamar a los jugadores por su nombre, sin apellido, los hace tocar el cielo. En contraparte, todo aquel periodista objetivo, incisivo y respetuoso de su profesión, queda como un pobre diablo que no merece la más mínima atención. En consecuencia tenemos un público ignorante, olvidadizo y manipulable, que entre varias cosas desdeña que el boxeo y el beisbol han dado muchas más individualidades brillantes que el futbol para orgullo de nuestra población, un hecho incuestionable.

La pretendida tragedia de Nery Castillo y el grupo de actores de carpa llamado “Futbol Mexicano”, terminó siendo una comedia involuntaria y patética, en el más puro estilo de las producciones de las televisoras citadas. Nunca supe el título, pero el que encabeza este texto no estaría nada mal.

Un comentario

  • Emor Villa

    Se podría llamar “Tri-La Pantomima”. “FHLQSMAF: Federación Hago Lo Que Se Me Antoje de Futbol”. “Nosotros los que nos quedamos en México”. “Ustedes los Europeos”. “El Niño de Oro” (ese por Hugo y por todos los Sub-17. Y así, miles de nombres.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!