Uncategorized

Sigo de su lado ¿y?

bonds2.jpgEn este momento seguro muchos, incluso los que nunca han visto un juego de beisbol, están opinando sobre Bonds y, por supuesto, enlodando el juego y al mejor bateador de homeruns de la historia de las Ligas Mayores.

Pero por favor no se confunda, esos “comentaristas deportivos”(ahora se dan hasta abajo de las piedras) están olvidando algo: la acusación es por perjurio, por mentir, en apariencia, en una investigación oficial del aparato estatal. Eso no significa, de entrada, que ya sea culpable, para eso tendrán que presentar pruebas irrefutables de que dio positivo en un control antidoping y, después, mintió a quienes los interrogaron al respecto en la investigación citada.

Luego habrá que ver cuándo fue ese doping positivo, para ver si en ese momento era ilegal o no el uso de ciertas sustancias para el crecimiento de la masa muscular en el beisbol de Ligas Mayores.

Y aún si fuera culpable de todo, seguiré blandiendo un argumento que nadie, y menos esos comentaristas improvisados(ignorantes y protagónicos a muerte), podrán derrotar jamás: los esteroides pueden aumentar sin duda la masa muscular y por tanto la fuerza para realizar algunas acciones, pero jamás tendrán incidencia en la destreza para batear, y menos como lo sabe Barry Bonds.

Ya basta de comentarios sin base, adelantándose a los hechos y a las conclusiones oficiales, no es una acusación de las Ligas Mayores la que ahora enfrenta Bonds, es un asunto de perjurio que todavía está por verse si resulta comprobable y en su contra. 

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!