Columna EL FANÁTICO,  Futbol Americano,  Historia

SUPER BOWL XLIV PARA NEW ORLEANS SAINTS

http://media.masslive.com/sports_impact/photo/020710-drew-breesjpg-8b7f93cf0536b298_large.jpg

Las cifras ponen a Drew Brees entre los mejores quarterbacks que hayan jugado un Super Tazón e incluso toda una postemporada, ya que completó 102 pases sin una sola intercepción en todo el playoff que acaba de terminar, lo que rebasó por mucho la marca de 92 completos sin intercepción que tuvo Troy Aikman con Dallas en 1992.

En total, Brees acumula 225 pases completos con apenas un par de intercepciones en su carrera en postemporada, lo que nos da un promedio de una intercepción por cada 112.5 completos, mucho mejor que la marca anterior, de Bart Starr (Green Bay), de una intercepción por cada 71 completos, récord para los de más de 200 completos en playoff.

Y hablando de pases, el domingo Brees y Manning completaron en conjunto 63 envíos, nueva marca en Super Tazón; el primero completó 32 y el segundo 31. Para Manning no fue un día tan malo: acumuló 333 yardas y con eso llegó a ocho juegos de 300 o más yardas por aire en postemporada, un nuevo récord.

http://media.nj.com/super_bowl_blog/photo/breesjpg-2281ea2cabf3a53f_large.jpg

Lo malo fue que una sola intercepción le costó el juego a Manning, que por cierto fue la primera intercepción que sufrió con regreso hasta anotación luego de 161 pases completos en postemporada; en temporada regular no le pasa desde 2008, acumulando ya 910 envíos sin sufrir regreso hasta la zona de gol. Además, Manning llegó a 5 mil 164 yardas por pase en playoff, sumándose a Brett Favre y Joe Montana como los únicos con más de 5 mil yardas en la historia de la postemporada.

Regresando con Drew Brees, este cerró el juego completando sus últimos 10 pases y 18 de los últimos 19, lo que nadie había hecho en un Super Tazón; en postemporada, desde la unión de la AFL y la NFL en 1970, eso sólo se había visto tres veces: con Kurt Warner para Arizona este año en el playoff de comodines, en la ronda de divisionales de 2008 por cuenta de Tom Brady y en 1983 por parte de Terry Bradshaw ante San Diego.

Un detalle del buen juego de equipo que desarrolló Nueva Orleans, no sólo el domingo en Miami sino en toda la postemporada, es que sus tres triunfos llegaron después de haber ido perdiendo en cada partido por la menos por siete puntos. Ante Indianapolis su déficit fue hasta de 10 unidades, lo que empató la mayor desventaja remontada por un ganador de Super Tazón con lo hecho por Washington ante Denver en Enero de 1988.

http://cdn.bleacherreport.com/images_root/images/photos/000/816/917/96446029.jpg.30849_feature.jpg?1265647781

La ventaja que dio el triunfo a los Santos llegó hasta el último cuarto, donde aplastaron a los Potros con 15 puntos sin respuesta, lo que no debe sorprender a nadie ya que Nueva Orleans rebasó por 91 (139-48) puntos a sus rivales en el periodo final en el rol regular, la mayor cifra lograda en ese sentido por cualquier equipo en las tres temporadas más recientes.

La única desventaja clara de los Santos fue su ataque terrestre, a pesar de tener tres corredores de talento notable. Nueva Orleans corrió apenas 51 yardas, la segunda cifra más baja para un ganador de Super Tazón, apenas superada por las 29 que logró por tierra el equipo de Saint Louis ante Tennessee el 30 de Enero del 2000.

Finalmente, el partido respondió a las altas expectativas de los más de 106 millones de televidentes que tuvo en Estados Unidos: hubo tres cambios de liderato en el marcador, lo que suma nueve en los tres pasados Super Tazones, que iguala la cifra de intercambios de liderato en los diez anteriores juegos a esos tres partidos definitivos más recientes.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!