• Columna EL FANÁTICO,  DEPORTE SINALOENSE,  EDITORIAL DEPORTIVO,  ESTA SEMANA EN LA HISTORIA DEL DEPORTE,  Futbol Americano,  Historia,  Juegos Olímpicos,  Números y Estadísticas,  QUARTERBACK,  Temas y Deportes Diversos,  UN DÍA COMO HOY

    El Fanático: Cambio Generacional en el TaeKwonDo Mexicano; Tokio 2020 Sufre; Final de la NCAA

    *RELEVO GENERACIONAL–**INVERSIÓN PERDIDA–***FINAL DE LA NCAA

    (Si te gusta esta columna, copia el link y compártelo en tus redes sociales/Si gustas anunciarte, ponte en contacto escribiendo a gerardo.osornio@gmail.com)

    DATO DEL DÍA: El equipo de futbol americano de la Universidad de Sam Houston State, derrotó el sábado al de South Dakota State por 23-21, en la final de la División I de la FCS, lo que antes era conocida como la segunda división de la NCAA. Este nivel de futbol americano colegial suspendió sus actividades totalmente entre Agosto y Diciembre del 2020, para comenzar a fines de Febrero y cerrar el fin de semana que acaba de suceder, en lo que fue su torneo del año pasado, a pesar de que estamos ya en el 2021.

    PREMIO AL TRABAJO. El sábado pasado en el CNAR (Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento) se dio un momento histórico en el deporte mexicano: el relevo generacional en el TaeKwonDo femenil, la disciplina que le ha dado bastantes medallas al deporte mexicano en los Juegos Olímpicos y muchos triunfos históricos en otras instancias. Cerró, quizá, su ciclo María del Rosario Espinoza, triple medallista olímpica, única mexicana con tal hazaña, y se abrió paso otra gran atleta, Briseida Acosta.

    Ambas combatieron directamente por el único boleto disponible para México para los próximos Juegos Olímpicos, y definieron todo en un punto definitivo, prácticamente una muerte súbita luego de que en los tres rounds iniciales no pudieron definir. En el primer round, María del Rosario Espinoza se fue al frente al ganarlo por 1-0, pero el segundo fue para Briseida Acosta por 2-1, dando las dos una espectáculo memorable en el tercer asalta que terminó con empate a seis puntos, obligando al cuarto y definitivo round, donde la segunda citada dio el golpe decisivo para ganar y lograr su pase a Tokio 2020 (¿o 2021?).

    Fue la tercera vez que Briseida Acosta derrotó a María del Rosario Espinoza en duelo con fines eliminatorios para lograr pase a un evento, antes la derrotó el año pasado para llegar al Preolímpico celebrado en Costa Rica y más atrás la había dejado fuera de participar en los Juegos Panamericanos de 2019, que tuvieron lugar en Lima, Perú. Esto no significa que lo hecho por María del Rosario Espinoza se borre, eso nunca, es sin duda la mujer mexicana más exitosa en la historia de los Juegos Olímpicos, fue a tres ediciones y tuvo medalla en cada una, primero oro, luego plata y al final bronce. Ahora a Briseida Acosta le toca demostrar su tamaño y no será sencillo.

    Coincidentemente las dos son nacidas en diversos puntos del Estado de Sinaloa, lo que es, como el nacimiento de todo ser humano, un mero accidente, y sus triunfos son resultado de su trabajo, disciplina, equipo humano alrededor y muchos factores más, como salir del lugar que las vio nacer y tener el valor de hacer las cosas correctas con la intensidad adecuada. No comparto la idea obtusa de que son producto del lugar de origen o del contexto, porque de ser así, no serían dos, sino miles de atletas de su disciplina y otras más, destacando en el mundo. Sostengo que en México, todo atleta destacado es producto de su propio esfuerzo, sacrificio y dedicación personal. Punto.

    LOCURA DESBORDADA. Según Alberto Latti, el presupuesto original para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 era de 7 mil 500 millones de dólares, cifra muy menor a los 25 mil que se usaron e Atenas 2004 y más lejos aún de los 44 mil que usó Bejimg en 2008. Pero esa cifra que presentaron los japoneses se ha disparado, no solo por el retraso, sino por muchos otros factores, y peor aún, no tendrá retribución directa porque no habrá público externo y los recintos tendrán público restringido, así que las cuentas no cuadran y preocupan a los nipones.

    Lo anterior nos indica que esos eventos, igual que otros como el Mundial de Futbol, solo es para países ricos o de plano irresponsables, como fue el caso de Brasil, que teniendo enormes carencias sociales y desigualdades, se aventó Mundial y Olímpicos en poco tiempo, y hoy, su sistema de salud, deja claro que la fiesta no alcanza cuando se trata de salvar vidas y atender las necesidades más importantes en toda sociedad. Ojalá nos sirva de ejemplo y dejemos de pensar que tener en suelo propio un evento deportivo de tales magnitudes y a veces, muy menores, no siempre es la mejor idea. Y que de esos orgullos idiotas no se vive bien en ningún país y que hay cosas más urgentes. Hasta la próxima. Gracias.

  • Automovilismo,  Columna EL FANÁTICO,  DESDE LO PITS,  ESTA SEMANA EN LA HISTORIA DEL DEPORTE,  Futbol Americano,  Historia,  Números y Estadísticas,  QUARTERBACK,  Temas y Deportes Diversos,  UN DÍA COMO HOY

    El Fanático: Trevor Lawrence, Drafteado #1; La Realidad de Sergio “Checo” Pérez; Se Fue el Gran Bobby Unser

    *TREVOR LAWRENCE FUE EL #1–**EL TALENTO DE PÉREZ–***SE VA LEYENDA DE INDY 500.

    (Si te gusta esta columna, copia el link y compártelo en tus redes sociales/Si gustas anunciarte, ponte en contacto escribiendo a gerardo.osornio@gmail.com)

    DATO DEL DÍA. El domingo en Albuquerque, Nuevo México, falleció a los 87 años el legendario piloto de autos Bobby Unser, quien ganó tres veces las 500 Millas de Indianapolis (1968, 1975 y 1981). Su hermano menor, Al Unser Senior, ganó la citada carrera en cuatro ocasiones (1970, 1971, 1978 y 1987), mientras que el hijo de este, Al Junior, ganó la justa en dos ocasiones, 1992 y 1994. Ninguna familia tienen tantos triunfos en la carrera más famosa del automovilismo estadounidense.

    TREVOR LAWRENCE. Tal como se esperaba, los Jacksonville Jaguars seleccionaron primero en el Draft de la NFL 2021 y el elegido fue Trevor Lawrence, quarterback egresado de la Universidad de Clemson, equipo al que llevó, en sus tres años en la NCAA, a las semifinales nacionales, ganando en dos ocasiones y en una de estas, logrando llevarse el campeonato, siempre peleando codo a codo con la gran potencia, Alabama.

    Lawrence llegó a Clemson con altas expectativas pero no como estelar, sin embargo, apenas bastó que le dieran la oportunidad de jugar y dejó claro que era mejor que el que en ese momento era el estelar de Davo Swinney, el coach de los Tigers. Confiaron en él y en su primer año llevo al equipo al título de la NCAA, es decir, pasó de la High School a los reflectores de todo Estados Unidos. Y nunca se detuvo, sus siguientes dos años fueron casi similares, efectivos y sobre todo espectaculares. Y eso abonó lo que hoy cosecha.

    En todas las revistas especializadas lo pusieron en portada, todas las listas de los medios electrónicos y digitales lo señalaban como el seguro primer seleccionado, pero más que eso, muchos expertos y medios lo han proyectado como un jugador que seguro cambiará la NFL y eso, puede ser peligroso. Llega al peor equipo de la campaña pasada, pero ahí encontrará, debutando igual que él, a un estupendo coach: Urban Meyer. Este coach es quizá uno de los mejores, acaso el mejor, de las últimas décadas en la NCAA, con excepción de Nick Saban, por lo que Lawrence tendrá un guía excepcional, si logran acoplarse y entenderse.

    A Lawrence lo comparan con John Elway, Peyton Manning y Andrew Luck, lo que habla excelente del jugador en cuestión, pero no será sencillo, el paso de la NCAA a la NFL implica ajustes en estilo y a veces eso cuesta mucho tiempo y trabajo, además de que ya ahora mismo hay infinidad de hombres de defensiva deseando ser los primeros en decirle, con un buen golpe, a Lawrence, que la NFL divide a los hombres de los niños y que el futbol americano colegial, por duro que parezca, quedó lejos. El tiempo dirá.

    SERGIO PÉREZ. Escucho a muchos nuevos aficionados al automovilismo, y más a los “fanáticos” de ocasión y oportunidad, hablar maravillas del piloto mexicano. Y no está mal ni me extraña, por dos razones: los referentes duros son ya muy lejanos y el más reciente, Esteban Gutiérrez, hace ver al piloto en cuestión como un gigante del volante. Pero mejor vamos por partes, ni genio ni nada parecido, pero tampoco es un piloto del montón, de ninguna manera.

    Comparar épocas en la Fórmula 1 es algo muy poco objetivo, porque la tecnología ha sido factor importante siempre y cada año las cosas cambian, no se diga cuando las diferencias son de más tiempo. No son los mismos autos los que manejaron los hermanos Ricardo y Pedro Rodríguez o Héctor Alonso Rebaque, que los que hoy conduce Sergio Pérez; vamos, ni el citado Gutiérrez, él tuvo, hace pocos años, igual que Pérez, otros bólidos y no los de hoy.

    Y más injusto es querer comparar a Adrián Fernández con Sergio Pérez, pues el primero no llegó a correr en la Fórmula 1, pero estuvo en una serie en su momento histórico más competitivo y sin duda, en ese momento, equiparable a la máxima categoría. Además, la historia y el momento de Fernández es otro asunto, digno de ejemplo para pilotos y atletas de otras disciplinas, sin demeritar a Pérez, cuyo talento se vio desde que era muy joven y no es gratuito que casi toda su carrera la familia Slim haya estado financieramente atrás de él. Eso ayuda, pero no es todo, sin talento, hace rato se habrían deslindado de él.

    Y sin duda es talentoso, ha subido al podio varias veces, siempre con merecimientos de sobra; ha hecho carreras de valientes, viniendo de atrás y remontando casi a la parrilla completa, ha dado pelea en pocas palabras. No es gratis su asiento en Red Bull y no es sencillo estar al lado de uno que creció en los boxes, como Max Verstappen, que además de altamente competitivo, es una persona que no tiene más vida que correr y lo muestra en cada carrera. Yo no apuesto, pero no me extrañaría que el “Checo” gane un carrera pronto, con o sin Hamilton en la pista. Hasta la próxima entrega. Gracias.

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!