Beisbol,  DEPORTE SINALOENSE,  Medios de Comunicación,  TOMATEROS

Tomateros de Culiacán: Entrevista a Juan Manuel Ley, Dueño de los Tomateros

Texto enviado por la Oficina de Prensa de Tomateros de Culiacán.

Conmovido hasta las lágrimas, el jerarca guinda aclara el verdadero motivo de su ausencia del equipo en el torneo pasado y de lo dolorosa que le resultó la eliminación en semifinales

Culiacán, Sinaloa, miércoles 22 de febrero 2012.- (www.debate.com.mx/Héctor Meza).- Desde que tomó las riendas del equipo, allá en la década de los 60, Juan Manuel Ley nunca se perdió una sola campaña de sus Tomateros hasta que cuestiones de salud le impidieron estar con el equipo físicamente en la temporada que el mes pasado concluyó, situación que le causó un trago tan amargo que aún no digiere.

En la primera entrevista que concede desde que regresó de Estados Unidos, en donde se atendía, Ley López (casi al borde del llanto) habla sobre la suerte que corrió su equipo y también desmintió las versiones que decían que estaba muy grave a causa un supuesto cáncer (incluso se llegó a rumorar que había fallecido) y se declaró listo para retomar las riendas del equipo de sus amores.

En la comodidad de sus oficinas, el empresario luce fuerte, rozagante, con alto sentido del humor pero en ocasiones nostálgico como al comenzar la entrevista en que su voz se quebró. «Fue difícil porque tengo ya pues… (Hace una pausa como de medio minuto en que por sus ojos se asoman lágrimas) desde el 65 a la fecha…viviendo uno y otro problema…gozando y también sufriendo, claro…pero estoy acostumbrado…y lo siento a veces ¿no?… como en esta ocasión en que como todo mundo yo pensé que teníamos el campeonato en la bolsa después de una campaña exitosísima, pero al final se falló por causas humanas, nuestras, sin duda. Los refuerzos que se tomaron para playoffs fue algo mal hecho y esa fue la razón por la que al final de cuentas no pudimos arribar a donde queríamos.

¿Cuál fue realmente la razón por la que usted estuvo ausente? Se rumoraba que tenía cáncer… (Ríe antes de seguir).-Me hablaba mucha gente a mi celular, entre ellos el gobernador, que quería saber por boca mía mi situación, porque aquí se daban muchas versiones. Pero la verdad es que me operaron de hemorroides y por la cosa de venirme al beisbol y la fregada pues me descuidé y eso se me complicó. Me operaron de nuevo, estoy perfectamente bien pero necesito cuidarme y ahora sí hacerle caso a los doctores y estarme checando allá en San Diego.

¿Cómo le hacía para seguir a su equipo estando en EU? Hice un arreglo con la televisora que transmitía los partidos, de tal manera que pudiera «bajar» la señal a mi computadora o en al tele, cualquiera de las dos, o hasta los escuchaba por radio ya que me gusta mucho oír a (Jorge) Vilches y entonces, cuando no estaba en la casa, prendía mi ipad para estar escuchando la transmisión.

¿Tenía contacto con los jugadores, con la gerencia? -Con los gerentes, claro, era a través de ellos el estar al pendiente y prácticamente diario, ¡los traía a raya! (ríe) pero claro que no es la misma que estarse dando uno cuenta de todo, y tomar las decisiones pero pues… ni modo.

¿Qué sentimiento le invadía al ver que el equipo, sobre todo en esos playoffs, perdía y usted tan lejos? -No, no, no… pues me sentía de la chi…charrra.

¿Piensa ya en algunos movimientos para la campaña próxima? –Todavía no, aunque ayer (el lunes) tuve una reunión con Blancarte y con Ray Padilla para ver temas deportivos. Lo que sí le pedí de favor a mi hermano Álvaro es que me represente en las reuniones de la liga en las que yo no pueda estar, porque aún tengo citas pendientes con el doctor de Estados Unidos… pero nada más en eso, porque en todo lo deportivo de los Tomateros ya estoy al frente.

¿Repetiría usted al «Houston» Jiménez como mánager?-Mira, no hemos llegado a la parte de analizar el caso del mánager; yo, en un análisis muy personal, creo que ‘Houston’ tiene muchas cualidades sin duda alguna. Creo que es un muchacho muy inteligente, vivo, que sabe jugar beisbol, sabe llegarle a los peloteros y todo eso, pero no sé si haya alguna otra cosa que todavía no alcanzo a detectar cuando se vienen ya las finales. Algo pasa…algo pasa…a lo mejor se pone él muy tenso y si esa tensión la transmite a los jugadores pues es malo, independientemente de lo que te acabo de decir, respecto a la mala elección de los refuerzos.

Juzga usted que fue una mala selección de refuerzos, una responsabilidad que recayó en la directiva, ¿está conforme con sus gerentes? -Lo que pasa es que ellos ya tienen mucho tiempo conmigo y como cualquier humano tienen derecho a equivocarse. Nadie somos perfectos, aunque la tirada sea ser perfectibles, pero nada como para removerlos ni nada por el estilo.

¿Hay Juan Manuel Ley para rato? ¿Nada de ir pensando en su hijo o en su hermano para relevarlo? -Nada de eso. Álvaro, sí, es mi soporte en este tipo de cuestiones y además lo hace muy bien, pero yo aquí sigo.

¿Algún mensaje para su afición? -Pues que sepan que seguimos trabajando para mejorarlo y buscar el campeonato, como en años anteriores, con todo el interés, porque es lo que la gente quiere. No nada más una temporada regular fabulosa sino el pastel completo; y yo también lo quiero porque el título es la suma satisfacción que pueda tener un equipo de cualquier deporte. ¡Y yo estoy listo también!

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!