Uncategorized

Un Desastre Olímpico

fotofijasoccer4.jpg

Texto enviado por José Luis Pérez.

Si los mexicanos nos quejamos de lo que mal que le ha ido históricamente a la Selección Mexicana de Futbol en las Copas del Mundo, su situación en los Juegos Olímpicos es aún más deplorable. El Tricolor ha estado presente en muy pocas ediciones de la “máxima justa del deporte”, agregando su mal desempeño en sus contadas participaciones.

Para empezar, México solamente tiene 9 olimpiadas disputadas (1928, 1948, 1964, 1968, 1972, 1976, 1992, 1996 y 2004), y apenas en tres ocasiones ha logrado calificar a la siguiente ronda, sin contar que poco ha pasado con ellos en esa fase. La primera de ellas fue en 1968, juegos disputados en nuestro país. El Tri tuvo en sus manos la medalla de bronce, pero cayó en la cancha del estadio Azteca 2-0 ante Japón, quedándose sin preseas.

Cuatro años después, en Múnich, también logró pasar de la primera parte, pero en la segunda fue goleado por Alemania 7-0 y vencido 2-0 por los húngaros. Tuvieron que pasar 24 años para volver a ver a los verdes en cuartos de final. Fue en Atlanta 1996, donde Nigeria, que a la postre ganaría el oro, terminó con los sueños del cuadro mexicano, tras ganarle 2-0. En su última participación, el Tricolor olímpico no pasó de la fase de grupos. Dirigido por La Volpe, empató con Mali, cayó ante Corea del Sur y venció a Grecia. Cuatro puntos sumó, pero no fueron suficientes para pensar en algo más.Demasiado pobres han sido sus demás participaciones, en las que ha quedado en los últimos lugares, humillado por sus rivales.

A esto hay que sumarle dos hechos bastante bochornosos. Uno: México ha dado espectáculos deprimentes en los torneos preolímpicos. Los primeros fueron en 1980 y en 1984, donde Cuba, Costa Rica, Estados Unidos y Canadá borraron del mapa futbolístico a nuestro balompié. El último de ellos fue en el año 2000, cuando Honduras echó al combinado azteca con un penal fallado en la tanda de Juan Pablo Rodríguez. Dos: el alterar las edades de cuatro jugadores para hacerlos pasar como juveniles (caso cachirules) dejó a México fuera de Seúl 1988, a pesar de estar calificado, tras una suspensión de dos años impuesta por la FIFA.

Por ello, el panorama del Tri rumbo a Beijing 2008 no es el más favorable que se pensara.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!