Medios de Comunicación,  Temas y Deportes Diversos

Un Rollo Chino y Dos Tacos Panboleros

Textos enviados por José Luis Pérez.

olimpicos.png

Beijing, un Pretexto Para Atacar

Lo que está sucediendo con Beijing 2008 es solo una prueba más de que el deporte ha sido desplazado por el más viejo de los vicios humanos: el dinero.

Tuvo que llegar el momento sublime del antiguo rito del encendido de la llama para volver a encontrarnos con los intereses de algunos grupos, que sólo hacen más enredoso el espinoso camino hacia la tranquilidad y paz mundial.

Antes, los Juegos Olímpicos eran sinónimo de unión, hermandad y espíritu de igualdad. Por desgracia, de unos años para acá sólo se han convertido en un fuerte poderío económico, una falsa puerta de la competencia.

Todo mundo sabe que nada va a cambiar en China antes y después de los Juegos. La represión y trágicas tradiciones usadas para repeler la voz de los quejosos seguirá, pero eso no está en manos ni del COI ni de nadie.

Los deportistas deben de enfocarse en lo suyo nada más. Es como si la Federación prohibiera los partidos de Dorados por la cantidad de asesinatos en Sinaloa.

Ya en ediciones anteriores se han dado un sin fin de problemas que nunca pusieron en riesgo los Juegos. En México 1968, la matanza de los estudiantes en Tlatelolco se llevó a cabo tan sólo 10 días antes del arranque de las Olimpiadas; en 1972, Múnich se tiño de rojo tras la matanza de atletas israelíes a manos de terroristas palestinos; en Montreal 1976, varios países africanos se retiraron de las competencias tras haberle pedido al COI que Nueva Zelanda no participara; Rusia y Estados Unidos se boicotearon mutuamente las ediciones de Moscú 1980 y Los Ángeles 1984, haciendo menos vistosas las competencias; Cuba prefirió no asistir a Seúl 1988 porque Corea del Sur no quiso compartir los Juegos con Corea del Norte; o quien no recuerda la controversial decisión de darle a Atlanta los Olímpicos del centenario en 1996, cuando históricamente le tocaban a Grecia.

Muchos, pero muchos momentos han marcado de peor forma la atmósfera del ambiente rumbo a la máxima justa deportiva del mundo. Es momento de que las cuestiones políticas de China sean lanzadas a un lado y se de paso a la calidad de sus atletas, a la calidez de sus instalaciones y se ponga en marcha la verdadera meta que un deportista en cualquier parte del mundo tiene en su carrera: los Juegos Olímpicos.

fotofijasoccer1.jpgArias, el Mago Tunero

Raúl Arias es un hombre que no busca los reflectores. Trabaja y lo único que pretende es dar los resultados que sus superiores le solicitan. No es lo más espectacular en la historia del balompié, pero es efectivo.

Y sobre él pesa una magia desconcertante, que nos remonta a su capacidad de resucitar jugadores que estaban desahuciados futbolísticamente. Ese es su toque, su sello.

Y es que lo que está realizando con el San Luis no es nuevo, ya lo había hecho en el 2002 con los Rayos del Necaxa. En ese entonces, Raúl sacó de la tumba a elementos como Nicolás Navarro, de 39 años de edad, José Luis Montes de Oca, de 35, Víctor Ruiz, de 33 y Luis Roberto Alves “Zague”, de 35, quienes se quedaron a un sólo gol de lograr el campeonato. Y ni qué decir cuando obtuvo el tercer lugar en el Mundial de Clubes del 2000, o su único título de liga en 1998, donde figuró gente veterana como Hugo Pineda, de 38 años, Ignacio Ambriz, de 35, Octavio Becerril, de 36, Carlos Hermosillo, de 34, Eduardo Vilches, de 35, así como “Chepo” De la Torre y Missael Espinoza, ambos con 33.

Ese es el secreto del éxito de Arias. Sus equipos tienen una exquisita experiencia que amortigua la llegada de gente joven y talentosa. Ese es el caso de los Gladiadores, que reúnen a gente con un largo camino recorrido por la Primera División.

Más allá del encanto que ha sido para Raúl el haber salvado del descenso a San Luis cuando no había más que rezar, la escuadra potosina ya se ha convertido en un animador importante en los últimos torneos, a pesar de que en la liguilla aún ha quedado a deber en demasía. La columna vertebral de los ex tuneros se compone de jugadores veteranos. En el marco está el gigantón Adrián Martínez, que a sus 38 años no deja de mostrar su talento nato. En la defensa hay personalidad y colmillo: Adrián García Arias, de 33 años.

La media cancha es la que muestra aún más esa experiencia que cambia el rumbo de los partidos: Octavio Valdez, de 35 años y Braulio Luna, de 33.

La delantera, con los Moreno, tiene un promedio de edad de 28 años, lo que muestra que Raúl Arias apuesta a la contundencia que dan los años.

No se cuestione usted entonces el por qué de la gran temporada de San Luis. Mejor pregúntese por qué la gran mayoría de esa gente fue desechada por el América, el actual colero general.

El Tri es una Tómbola

http://i204.photobucket.com/albums/bb297/Paolita_90/SeleccionMexicana.jpg

Tras la probable despedida de Hugo Sánchez, se habla ya de candidatos para reemplazarlo en el timón de la Selección Mexicana. Dos, según los especialistas, son los más fuertes: Raúl Arias y Jesús Ramírez.

Arias, como decía una canción sesentera, “es el consentido del profesor” (Justino Compean). Lo mejor de su palmarés son un título de liga (Invierno 1998), tres subcampeonatos (Verano 1998, Verano 2002 y Clausura 2006), un tercer lugar del Mundial de Clubes (2000) y el haber salvado a un equipo del descenso (San Luis).

Son buenos números, sin embargo, su estilo de juego deja mucho que desear. Es demasiado defensivo en algunos momentos, un poco aburrido en sus planteamientos y se especializa más en trabajar con veteranos que con los jóvenes.
“Chucho” Ramírez tiene un nombramiento que opaca todo lo hecho en nuestro país: técnico campeón del mundo Sub-17 (Perú 2005). Esa es la carta más fuerte en la baraja de Jesús, quien también realizó una importante labor con la Sub-20 en el Mundial de Canadá 2007. Además, éste cuenta con un esquema más ofensivo, más espectacular, aunque no tiene una vasta experiencia como otros entrenadores.

Luis Fernando y Alfredo Tena, Ricardo La Volpe, Enrique Meza, Ricardo Ferretti, Daniel Guzmán, José Luis Trejo, Mario Carrillo, Javier Aguirre, Fernando Quirarte, Víctor Manuel Vucetich o José Manuel de la Torre, ¿quién le gusta más?, tal vez ni sean vistos como candidatos por los directivos.

Según sondeos de varios medios, ningún presidente de la Primera División quiere más a Hugo en el Tri. Sólo Pumas votaría por la continuidad del “Pentapichichi” en el combinado nacional. Lo cierto es que las eliminatorias mundialistas están más cerca que nunca y el demorarse en una decisión, ya sea de mantenerlo en el cargo o de contratar un nuevo estratega, podría hacer más complicado el camino del Tricolor.

Algún ingrato por ahí quiso colocar en esa agenda de prospectos a gente como José Mourinho o Frank Rijkaard, personalidades del balompié mundial que no están ni en las posibilidades de nuestro país, ni para el nivel que puede alcanzar nuestro equipo.

Poco a poco se va terminando este mes, y pronto podríamos ver que salga humo blanco de la Federación para señalar: habemus técnico.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!