Uncategorized

Una Bicoca de Águila

http://www.interempresas.net/FotosArtProductos/P25584.jpgTexto enviado por José Luis Pérez

Una pésima temporada del América desnudó una cadena de deficiencias que han existido durante mucho tiempo en el equipo de Coapa. Tras el llamado de una “reestructuración”, la escuadra azulcrema parece haber llegado otra vez a la etapa de una renovación total, tal y como sucedió a principios de los años ochenta y en 1994.

Por principio de cuentas, Guillermo Cañedo White engrosará una larga lista de presidentes que han visto efímero su paso por el nido águila. Parte de esa mala planeación se ha dado de esa misma cúpula, puesto que en los últimos 12 años ha tenido cinco presidentes (Pablo Cañedo White, Alejandro Orvañanos, Raúl Quintana, Javier Pérez Teuffer y Guillermo Cañedo White), siendo que de 1961 a 1996 solamente había tenido dos (Guillermo Cañedo de la Barcena y Emilio Díez Barroso, sumando entre ellos ocho títulos).

A esto le tenemos que sumar que en esos mismos 12 años han desfilado 19 entrenadores (Marcelo Bielsa, Jorge Castelli, Ricardo La Volpe, Carlos de los Cobos, Jorge Solari, Gonzalo Farfán, Carlos Reynoso, Carlos Kiese, Roberto Alderete, Alfredo Tena, Alfio Basile, Manuel Lapuente, Mario Carrillo, Leo Beenhaker, Óscar Ruggeri, Víctor Manuel Aguado, Luis Fernando Tena, Daniel Brailovsky y Rubén Omar Romano).

Por si esto fuera poco, vaya bultos han sido contratados para defender la tan mancillada casaca azulcrema (Javier Margas, Raúl Gordillo, Marco Rossi, Harold Lozano, Maurizio Gaudino, Goran Milojevic, Leo Rodríguez, Ilie Domitrescu, Sergio Zárate, Gabriel Cedrés, Carlos Alfaro Moreno, Christian Torres, Rodrigo Valenzuela, Roberto Molina, Richart Báez, José Carlos Dias, Gustavo Cañete, Carlos Espínola, Juan Ángel Paredes, Javier Espínola, Fabián Estay, Sergio Berti, Marcelo de Faria, Leonardo Fabio Moreno, Marcio Fantik da Costa, Sergio Blanco, Ariel González, Sebastián Saja, Horacio Ameli, Irenio Soares, Nelson Cuevas, Luis Fernando Saritama, Daniel Bilos, Lucas Castromán y demás), los cuales sólo han venido a saquear las arcas de un equipo que los ha cobijado con el único propósito de engrandecer el camino e historial de un cuadro ganador por naturaleza y prosapia.

Si después de todo lo que usted ha leído se sigue preguntando el por qué de la debacle americanista, tal vez es porque seguramente es uno de los directivos del club.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!