Basquetbol,  Historia

Una temporada para olvidar

boston2.jpg

La temporada de la NBA comienza por fin, después de un periodo que el Comisionado David Stern quisiera olvidar. Pero las expectativas por la nueva campaña son tan altas, que muy pronto los tragos amargos del verano podrían quedar en el olvido.

El periodo trágico para la NBA comenzó cuando la final pasada no obtuvo la atención del público, ha sido la final de más bajo rating de TV en toda la historia. La presencia de LeBron James fue poco interesante, y más cuando la barrida por parte de los Spurs era inminente.

Luego estalló el escándalo de Tim Donaghy, el árbitro que apostó en partidos de NBA, incluyendo algunos en los que él trabajó, asunto que llevó a la liga al más bajo nivel de credibilidad que haya tenido desde su nacimiento en 1946. Esa manzana podrida ya no está en la liga, pero su huella será visible ya que cada decisión polémica despertará suspicacias.

Como cereza en el pastel para Stern, llegó el asunto de acoso sexual de Isiah Thomas hacia una empleada de los Knicks, caso que fue a la corte, donde la NBA volvió a perder imagen.

Hubo dos situaciones en el ámbito deportivo que distrajeron la atención de esos episodios lamentables. Una fue la de los cambios que llevaron a Boston a Kevin Garnett y Ray Allen; la otra fue la llegada de Greg Ogden y Kevin Durant a través del Draft.

Con esos cambios, ahora los Celtics se convierten en una potencia del Este, luego de uno de los peores años que se recuerden en su historia. Allen y Garnett se unen a Paul Pierce y el trío de convierte de golpe en el grupo a seguir en el Este.

Este año se dice que el lado Este sólo tiene a Filadelfia e Indiana, en plena reconstrucción, como descartados para pelear por los títulos divisionales y de Conferencia. Esto hace para el resto muy difícil la campaña, pues no llegar a postemporada será un fracaso para casi todos.

En esa parte de la liga hay dos incognitas, Miami y Detroit, los que acapararon casi todo en temporadas anteriores. El Heat tiene como punto fuerte al Shaq, que a los 34 años no es el mismo, aunque todavía podría cargar al equipo, aunque si Dwyane Wade lo ayuda, será mejor.

Los Pistons no han sido tan contundentes desde que se fue Ben Wallace, así que son muy diversas sus posibilidades, puede derrumbarse o seguir siendo el gran equipo defensivo.

Cleveland volverá a depender de LeBron James en su imagen, pero en la duela tendrá otro elemento importante: Daniel Gibson, que en la postemporada pasada mostró lo que tiene.

En el Oeste todo indica que nuevamente Spurs, Mavericks y Suns pelearán con todo y por todo. Muchos creen que es el año de Phoenix y que Nash puede aspirar a otro premio MVP. Pero no será sencillo, San Antonio y Dallas mantuvieron sus exitosas nóminas casi intactas, sumando en ambos casos algunos veteranos que será muy útiles saliendo desde la banca en los partidos de postemporada, donde seguro estarán los dos equipos.

Una de la atracciones del Oeste será sin duda Kobe Bryant, a quien en las últimas horas han tratado de cambiar, aunque piden mucho y quizá nadie tome el trato que ofrecen los Lakers. Si Bryant se queda en Los Ángeles, será interesante verlo cargar al equipo en sus hombros rumbo a la postemporada y la agencia libre, que podría convertirlo en un millonario como Alex Rodríguez, del beisbol de Ligas Mayores.

El Oeste también presenta a un equipo que hay que seguir, Golden State, que puede crecer mucho y seguir de largo en varias rondas de postemporada.

Hay que ponerle igual atención a Sacramento, Utah y Seattle. Este último caso es especial, pues con los Sonics estará Kevin Durant, el novato más deseado por muchos equipos en mucho tiempo. Viene de la Universidad de Texas, a quien llevó al torneo final de la NCAA, aunque con poco éxito al ser eliminado en la primera ronda. Los expertos, incluyendo a Michael Jordan, creen que Durant será el mejor jugador que haya llegado a la NBA en varias décadas. Por lo anterior, es increíble que Portland lo haya dejado pasar y se haya llevado en la primera selección del Draft a Greg Oden, que es un excelente jugador pero no al grado de Durant. Además, para desgracia de los Blazers, Oden estará fuera toda la temporada por lesión.

Ya les había pasado algo así en 1984, cuando dejaron pasar a Jordan para elegir a Sam Bowie(que no es el mismo de la LNBP), quien pasó más tiempo lesionado que jugando en su paso por la NBA. Tanto esperaba la NBA la llegada de Durant y Oden, que programó el primero duelo del año entre Seattle y Portland para la tarde del 25 de Diciembre.

Hoy saltan a la duela Portland, San Antonio, Utah, Golden State, Houston y Lakers, mañana lo hará el resto de la liga. No pararán hasta que haya campeón a mitad de Julio de 2008. Disfrútelo. El mejor básquetbol del mundo esta de vuelta.

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!