RICARDO GONZÁLEZ

Vázquez y Márquez: Sin Palabras

La imagen “http://www.eastsideboxing.com/fotos/marquez883.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.Texto enviado por Ricardo González.

Fue una noche electizante. Rafael Márquez e Israel Vázquez superaron no sólo las primeras dos ediciones de su histórica trilogía, superaron también sus propios límites forzando hastá la última fibra de sus músculos, la última gota de su sangre, el último segundo de un esfuerzo supremo. La multitud presente en Carson vibró y reconoció con cada golpe de los dos gladiadores mexicanos, y a través de la televisión cientos de miles experimentaron una emoción y una adrenalina que generalmente no puede vivir quien trabaja de lunes a sábado con un horario quebrado de oficina.

Fue una confrontación de estilos constrastantes, un combate que por momentos nos hizo recordar al matador que danza en el delgado hilo entre la vida y la muerte mientras esquiva gracioso los mortales lances de un toro. Un Rafel Márquez convertido en un gran boxeador que esgrimio todos sus argumentos apuntalados por un educado jab y una resistencia a prueba de cualquier castigo, ante un Israel Vázquez que nunca aprendió a caminar hacia atrás, y que sabe que la única manera de abrirse camino en el ring es con los puños por delante. Una pelea espectacular que mantuvo en suspenso a miles de seguidores hasta el último segundo.

Ambos parecieron estar cerca del nocaut en varias ocaciones, Márquez conectó una derecha letal que cruzó como un relámpago el rostro del “Magnífico” en el cuarto round. Contra todo pronóstico, el hombre del poder besaba la lona y obervaba incrédulo al tercero en el encordado mientras le aplicaba la cuenta de protección; incrédulo y furioso. Márquez pensó que lo tenía, pero estaba lejos de la verdad, Vázquez respondió con una furia duplicada y puso en malas condiciones a su rival en un round que será recordado como uno de los mejores de la historia.

La pelea se tornó entonces en una cacería, Vázquez sabía que tenía que alcanzar a un rival que buscó siempre marcar la distacia para aprovechar la necesidad del contrario. Algo que funcionó hasta el último round. Fue entonces cuando el Magnífico salió convertido en un huracán y demostrando un enorme corazón de campeón atacó sin piedad a un Rafael Márquez que de pronto se vio, por primera vez, confundido y dominado. Los golpes se sucedían en el rostro del retador que buscaba desesperado una salida abrazando desesperado a su verdugo. Los segundos pasaban y Márquez se mantenía de pie hasta que de nuevo fue alcanzado por una derecha brutal que lo lanzó contra las sogas, Vázquez fue sobre su presa y conectó dos potentes golpes mientras, indefenso, Márquez se aferraba a lascuardas como quién se aferra a la vida; y fue entonces cuando el tercero en el ring entró, salvador, a parar el castigo aplicando la cuenta de protección al retador.

La campana sonó cuando se reunadaban las acciones, la guerra había concluido. Los rivales, aún con las huellas de la batalla en sus rostros, se fundieron en un abrazo reconociendo cada uno la grandeza del otro. Israel Vázquez alzó las manos en una cerrada batalla en las tarjetas, pero el 1 de marzo, en Carson California, ganó el boxeo.

5 Comentarios

  • Alfredo

    No me enteré de la pelea, al parecer estuvo muy emocionante. Son muchos los que caen, pero son pocos los que se levantan que bien por este muchacho que beso la lona, pero se levantó para agasajar la gloria. Me gustó el resumen. Bien Ricardo sigue así.

  • Francisco Aarón

    Electrizante… Fabulosa… Trepidante. Deberíamos juntar esos tres adjetivos y volverlos uno solo, ya que pienso que apenas de esa manera podríamos describir la pelea entre Vázquez y Márquez. Y si bien México está carente de un ídolo en el boxeo, por lo menos podemos agradecer a este par de gladiadores la entrega, el espectáculo y el gran boxeo que esgrimieron en el cuadrilátero. Gracias Ricardo por recrear en mi mente con tus letras aquella linda noche de boxeo.

  • frank

    Si me uno al comentario de aaron, es una pelea de varios adjetivos y sobre todo fue una contienda que se nos presenta como algo memorable. Tiene que venir una cuarta pelea para que quede bien decidido quien de los dos es el mejor.

  • jaguar

    ya lo dijeron todo con sus comentarios, la pelea no tuvo madre, y si es que la tenia tambien opina lo mismo. ojala y aqui acaben estos enfrentamientos entre ellos, ya que una cuarta seria desgastante y despues dirian «una quinta» y pues no son vacas de vizur para tanto destazadero, en fin, solo agradecer que en mexico haya ese tipo de peleadores que con un poco de mas apoyo estoy seguro que mas llegarian a la cima.

    p.d. queremos al TAMAGOTCHI contra PAQUIAO….JOJOJOJO

Deja un Comentario

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!