Un Atlético con historia

aptyp1.jpg 

Texto enviado por José Luis Pérez 

Una de las historias más extrañas dentro de la Primera División A es la que le dio vida a la escuadra del Atlético Mexiquense, quien será el próximo rival de los Dorados de Sinaloa en el Apertura 2007.

Era apenas el Invierno de 1996. Se trataba del primer torneo corto de la historia, el cual traería cosas raras a la División de Ascenso. Tigres, por primera vez en su historia, jugaría en esa rama, además de que por fin los Tuzos del Pachuca consiguieron estar en la Primera División.

Además, se consiguió una expansión de equipos para poder hacer más exquisita la Primera División A. Jesús Martínez, que tenía poco tiempo como due?o de la escuadra hidalguense, pensó en contar con un equipo filial para ese torneo, por lo que adquirió una de las nuevas franquicias creadas por la Federación Mexicana de Futbol.

Fue así que se aventuraron a crear el nuevo club Atlético Hidalgo. Los llamados “Toltecas” tuvieron dos temporadas de ensueño. En la primera de ellas, quedó séptimo de la tabla general, llegando hasta la final, la cual perdió con los Tigres de la UANL con un global de 3-1.

En la segunda tuvo un mejor rendimiento, Quedó tercero en la calificación general, pero en los cuartos de final quedó eliminado a manos de los Tigrillos, el equipo filial de los felinos, con un global de 5-4.

Al final de ese torneo, el Verano 1997, Pachuca descendió de nuevo a la Primera A, por lo que, según el reglamento, una sola persona no puede ser dueña de dos o más equipos en la misma rama, por lo que Jesús Martínez tuvo que vender la franquicia.

Tras los buenos resultados, hubo compradores al por mayor, pero Toluca fue el bueno. Consiguió hacerse de la franquicia y, queriéndole hacer los pocos cambios posibles le mantuvo el “Atlético”, pero ahora “Mexiquense”, pues jugarían en la capital del estado de México (ahora lo hacen en la zona turística de Ixtapan de la Sal).

Y todo siguió con buen rumbo. Con su nuevo nombre y sede, los ahora “Pingos” fueron líderes generales en su primer torneo, pero caería en semifinales con el Pachuca, que terminaría ascendiendo.

Aunque siempre ha sido un equipo enfocado más a foguear a los talentos de la cantera choricera que a buscar los primeros lugares, el conjunto escarlata también han estado cerca de conseguir el ascenso, tras jugar la final frente a los Tuneros del San Luis en el Torneo de Clausura 2004.

Existen cosas curiosas que hacen mágico a este club. A pesar de que su escudo tiene la figura geográfica del estado de México, el Mexiquense juega cada partido con el escudo de los Diablos Rojos. Además, fue creado exactamente 80 años después que el Toluca.

Esta entrada fue publicada en JOSÉ LUIS PÉREZ. Guarda el enlace permanente.

Deja un Comentario