• A NIVEL DE CANCHA,  DEPORTE SINALOENSE,  DORADOS DE SINALOA,  EDITORIAL DEPORTIVO,  ESTA SEMANA EN LA HISTORIA DEL DEPORTE,  Futbol Soccer,  Historia,  Medios de Comunicación

    A NIVEL DE CANCHA: Los Pecados Capitales de las Águilas

    Colaboración enviada por José David García.

    Hay que empezar por el final, y es evidente que el partido que planteo Santiago Solari contra los Pumas fue muy malo. No solo por el resultado final, que es lo más importante del juego, sino porque el Club América jamás fue capaz de llevar el partido al trámite que tantas veces le dio la victoria en la temporada: echarse unos metros para atrás, ser serios en defensa y en alguna jugada puntual, matar el encuentro, ya sea un contragolpe, pelota parada o alguna genialidad individual y sobre todo, que Ochoa no fuera demasiado exigido en los partidos.

    Aunque se debe de puntualizar, que en muchas fases de la temporada si fue la figura de los azulcremas y salvaba partidos que a los de Solari no le correspondían ganar.

    En su lugar, el juego se disputó siempre como lo quiso Pumas ante el gol de penal de Aguilera. Un ida y vuelta constante en donde había espacios para correr, generar ocasiones de gol y que las áreas fueran los espacios más solicitados en el campo. El América nunca cerró el partido, nunca lo jugó al ritmo deseado y permitió que los felinos lograran explotar las bandas y sobre todo encontrar a sus dos delanteros- Dinenno y Corozo- que tuvieron un partido increíble en muchas facetas del juego.

    Al final, el cambio de sistema, desnaturalizar a ciertos futbolistas a otras posiciones y con una presión y repliegue bastante deficientes, generaron que el América perdiera rápido el balón, no tuviera fluidez en el juego posicional y además tampoco contara con la suficiente velocidad para la salir a la contra aprovechando sobre todo la potencia, zancada y conducción de Roger Martínez.

    Además, Solari no tuvo la capacidad de reacción necesaria para darle la vuelta al partido y mejores armas a su equipo ante un rival que al final, al contar con una ventaja importante en el marcador, se encerró atrás, defendió junto y cerca de su área, sin dejar de intimidar al espacio. Por ello, le costó mucho para llegar con claridad a la última zona de la cancha teniendo que llevar el peso del partido y abrir espacios.

    En términos generales, la temporada del América de Solari termino por ser decepcionante. Sí, es cierto, ganaron muchos puntos, se mantuvieron en la cima durante varias jornadas y la fiabilidad que generaba partido a partido era poco común en México, la tan famosa regularidad. Pero cuando llegaron los partidos claves de la temporada, los del ‘Indiecito’ sucumbieron y mostraron una evidente falta de casta y sobre todo de recursos futbolísticos.

    La postura a la hora de afrontar los partidos no se puede criticar independientemente del status que ostente el club en cuestión, ya que todos los entrenadores plantean los partidos en función de poner a su equipo en las mejores condiciones para ganar, y si el América con Solari fue en muchos momentos contemplativo, reactivo y defensivo en la campaña, es porque esa fue la mejor fórmula para sacar los partidos hasta ser líder. 

    Sin embargo, la evidente la falta de talento en algunos puestos, llevaron a las Águilas a sucumbir en los momentos cumbres de la temporada. Santi Solari, al no contar con jugadores diferenciales por banda, ningún 9 ‘matón’, defensores centrales en buen momento y que ‘Memo’ Ochoa venía siendo tu mejor jugador en muchos partidos de la temporada, se entiende por qué a este equipo no le dio para competir y cumplir con las exigencias históricas de su hinchada, escudo y leyenda.

    Solari tendrá otra oportunidad, una en donde saquen de la plantilla a los jugadores que no aporten nada, que el DT argentino considere que no cumplen con las expectativas de su proyecto  y pueda armar una columna vertebral de su confianza para competir mejor sobre todo en los partidos en donde los mínimos detalles terminan por ser decisivo.

    Y mientras más calidad tengas, esos escenarios se afrontarán con muchísima más confianza emocional y futbolística por la presión que siempre hay en el ganar, aunque el futbol como todo en la vida, es de procesos, a prueba y error, y Solari está quemando esas famosas etapas en el futbol para conseguir lo que su puesto demanda: lograr objetivos y no cumplir expectativas, eso es el América, y a eso debe aspirar Solari.

  • A NIVEL DE CANCHA,  DEPORTE SINALOENSE,  DORADOS DE SINALOA,  EDITORIAL DEPORTIVO,  ESTA SEMANA EN LA HISTORIA DEL DEPORTE,  Futbol Soccer,  Historia,  Medios de Comunicación,  Números y Estadísticas

    A NIVEL DE CANCHA: América Aburre, Pero Saca el Resultado

    Colaboración enviada por José David García

    A pesar de que el partido de ida fue aburrido, infumable y con escasas emociones en ambas porterías, el América consiguió lo que fue a buscar a CU ante Pumas: no recibir gol, no pasar apuros en defensa y que Ochoa fuera un mero espectador del partido por tramos largos del mismo, uno que vivió en el medio sector con demasiado tráfico y poca imaginación ofensiva para que la pelota llegara limpia al último tercio de la cancha. 

    Al final, se podrán hacer las críticas que quieran sobre el juego del equipo, el estilo que ha implantado Solari y de las pocas licencias y alegrías ofensivas que se dan sus jugadores, lo que vale en la Liguilla es ganar, sacar los resultados e ir salvando los partidos como sea en el Rush final en un lapso de 20 días camino a la final y el campeonato.

    Y para la vuelta terminamos como empezamos; unos Pumas obligados por las circunstancias a tener que proponer, un América que se va a encerrar, va a esperar y en alguna contra, pelota parada o jugada puntual sacar su boleto para las semifinales y así hasta el final de la competencia.

    Insisto, a pesar de que el partido de Liguilla parecía más uno de jornada 7 de la fase regular con demasiado estudio, cierto miedo y un Pumas incapaz de generar un volumen de juego más importante sobre el área de Ochoa, los de Solari sacaron lo que fueron a buscar y llevaron el partido al trámite que querían y el escenario ideal: que pasaran pocas cosas, no tener grandes sobresaltos y ser lo suficientemente compactos para dejar en evidencia a un Pumas con poca dinamita en los últimos metros.

    El América fue un equipo serio, bien parado en defensa, en donde Ochoa no terminó como la gran figura y además tuvieron pequeños cameos en ataque con ese remate cruzado de Richard Sánchez siendo la ocasión más clara para Las Águilas y alguna que otra internada de Federico Viñas que firmó un buen partido, aguantando la pelota, generando algún disparo interesante y mostrando la gran cultural del esfuerzo charrúa para trabajar cuando el equipo no tenía el balón.

    Al final, tampoco era nada raro esperar este plan de partido de los dirigidos por Solari, ya que al no tener jugadores diferenciales por banda, ningún 9 ‘matón’, centrales en buen momento que de los cuatro que tiene no se hace uno y que ‘Memo’ Ochoa venía siendo tu mejor jugador, por lo menos en las jornadas recientes, pues un empate, de visitante, cerrando en el Azteca y en donde ya no vale el gol fuera de casa, pues no está mal.

    Con ello los de Coapa lo tienen todo para lograr su clasificación a semifinales y eso, tanto en el futbol profesional, competencia y en la vida real, vale y cuenta mucho, ya que no se trata de cumplir expectativas, sino de conseguir objetivos.

error: ¡Ve a Copiar a Otro Lado!